Blog

6 frases mexicanas que están ‘de huevos’

Captura de pantalla 2018-04-13 a las 10.56.58.png

Te alimentan, te dan… pollitos y, por supuesto, hijitos a las gallinas. A veces te faltan por toneladas y otras te sobran poquitos. Son los huevos y a los mexicanos nos encantan.

Con albur y sin albur, en nuestro país el uso de la palabra “huevos” tiene muchísimas connotaciones y a lo largo de su carrera Isis Eglé ha ilustrado algunas de las frases en las que la utilizamos.

Los huevos están en nuestra estructura mental, en nuestro lenguaje y en nuestro imaginario. Te apostamos a que, en cada conversación que entablas, por lo menos una vez utilizas alguna de las metáforas que se refieren a los blanquillos, porque sencillamente desprenderse de éstas puede… ser muy difícil.

Si te quieres familiarizar con nuestros huevos -no te espantes, no te estamos albureando, sino haciéndote una propuesta para conocer las frases que usamos- aquí dejamos una guía de uso sobre una media docena de éstas:

Captura de pantalla 2018-04-13 a las 11.02.59

  1. Cuesta un huevo.– Nos gusta hacer cosas difíciles, las complejas, porque al lograrlo sentimos mayor satisfacción: “¡Me costó un huevo, pero lo logré!”. Asimismo puedes usarla de forma negativa, un tanto pesimista, pero sirve de pretexto: ¡Uh no, cuesta un huevo hacer eso!  
  2. A huevo.- Es un tanto compleja, conlleva un par de significados. Por un lado es una expresión de júbilo ante un situación positiva. Era lo que querías escuchar, lo que querías que sucediera, suelta un “¡A huevo!”.  También puedes disponer de ésta como afirmación, de esas donde dudar está prohibido: “¡A huevo!”. Captura de pantalla 2018-04-13 a las 11.07.33
  3. Bájale de huevos.– Locución que se disfruta dedicar cuando conoces personas que se creen superiores. A ellas díles: “¡Bájale de huevos!“. Pero úsala con cuidado porque se pueden enojar, sólo es para pedirle una dosis de humildad.
  4. De huevos.– Descripción para algo de calidad, que te gustó: “¡Estuvo de huevos!”  Es el adjetivo calificativo por excelencia, va más allá de un simple: “estuvo bien”.
  5. ¡Huevos! Éste… pues es un insulto, nada más que agregar.
  6. Me da hueva.– También el huevo existe en su forma en femenina, funciona como sinónimo de flojera o pereza, es la más común pero no falta el despistado que no la sepa.Captura de pantalla 2018-04-13 a las 11.02.13.png

Ya sabes: el conocimiento que no se comparte, no sirve. En Isis Eglé tenemos productos que ilustran perfectamente los usos del huevo (checa los links o las fotos), regala a los que no comprenden estas expresiones o adquiere alguno para tu colección.

Anuncios

Mi motivación parar ilustrar “Pintarse de colores”

PrintCuando decidí dibujar “pintarse de colores” deseaba reflejar mi agradecimiento y mi cariño hacia mi amiga Sara, pero al mismo tiempo quería que otras personas se identificaran con mis intenciones y que por medio de un objeto útil, como una mascada, tuvieran un motivo para  recrear su propia historia con amigos separados físicamente.

No podía hacerlo de otra forma que a través de una ilustración basada en una frase mexicana popular con diferentes significados y connotaciones. La expresión “pintarse de colores” refiere al acto de retirarse de algún sitio inmediatamente. Yo no lo veo así, en ese dicho veo como te encuentras con personas especiales que te pintan de colores la vida.

Al terminar la mascada se la envié a Altea, España en una fecha cercana a su cumpleaños. Algunos días después  me llegó una sorpresa: Sara había grabado su reacción al recibir la mascada, lo cual me conmovió por varios momentos (Puedes ver el video aquí).

Me emocionó la expectativa que demostraba al momento de abrir el empaque que contenía la mascada, la mirada en los detalles de la bolsa, el valor hacia los pequeños trazos de mi trabajo y el entusiasmo al leer el certificado de edición limitada. En sus manos tenía una conexión física con México, un textil que le traería muchas memorias del país, sobretodo aquellas que pasamos juntas. Inmediatamente se la probó, ahí me percaté, por su vestimenta color negro, que por un instante yo había pintado su vida de colores.

Finalmente, cuando leyó la postal supe que había entendido perfectamente la intención de la ilustración, sabía que era un agradecimiento por la caja de colores que me regaló en ella en mi cumpleaños y tanta influencia tuvo en mi obra (el dibujo cuenta con 150 colores diferentes, mismos que contenía aquella caja).

Toda mi obra es un vínculo, un pretexto para conjugar emociones, frases mexicanas y conexiones en objetos funcionales y textiles que puedo compartir con mi círculo personal. Me emociona la idea que otras personas pueden usarla para crear sus propias historias. En mi página isisegle.com puedes seguir descubriendo más mascadas, aquí.

Print

 

Llegué como maestra pero me dediqué a aprender de ellos.

festival
Cuando se tiene la oportunidad de trabajar con niños con síndrome de down sin duda se recibe una cantidad de amor incondicional que en pocos lugares se encuentra con tanta facilidad.
Recuerdo claramente el día que apliqué para hacer mi servicio social en el Centro de Integración Down, nunca antes había dado clases a un grupo y mucho menos como maestra titular, la directora del centro me explicó a grandes rasgos cosas que podrían servirme para llevar las clases y entender mejor los procesos de los pequeños del centro, fue un poco como saltar a la piscina sin saber nadar, pero con muchos nadadores experimentados dentro  para ayudarme a salir a flote, al final las actividades artísiticas son sensoriales e intuitivas igual que los pequeños que se conviertieron en mis alumnos durante un año.

El 21 de marzo es el día internacional del síndrome de down, pero ¿para qué sirve? la respuesta podría parecer obvia: para sensibilizar, concienciar y  señalar que existe un problema sin resolver, un asunto importante y pendiente en las sociedades para que las personas con esta combinación cromosómica tengan el acceso adecuado a la atención de la salud, a los programas de intervención temprana y a la enseñanza inclusiva, así como a la investigación adecuada ya que estos factores son vitales para el crecimiento y el desarrollo de la persona, la respuesta parece obvia pero cuando pones atención estos programas de intervención temprana son casi imposibles, el mismo centro de integración down terminó cerrando sus puertas hace varios años por falta de recursos para mantenerse en pie, es por eso que nos hacen falta estos días internacionales, para hacernos conscientes de todas las carencias que tenemos como sociedad en la materia de educación inclusiva y atención temprana para personas con trisomía 21.

Es importante que cada uno de ellos encuentre su voz, nos hemos dedicado a sobre protegerlos negándoles oportunidades de crecimiento y aprendizaje calificandólos erroneamente de niños eternos. En los últimos años gracias al poder de las redes sociales y los medios digitales hemos podido conocer casos  de adultos con síndrome de down que vivien una vida profesional exitosa en diferentes capos como: Megan McCormick, graduada con honores, Ángela Bachiller primera concejal española con sindrome de down, Pablo Pineda primer licenciado universitario europeo y actor galardonado, Ayelén Barreiro bailarina profesional argentina, Fernanda Honorata reportera de televisión brasileña, Eli Reimer la primer persona con síndrome de down en pisar el campo base del monte Everest, Sujeet Desai músico de diferentes orquestas, domina ocho instrumentos, Anna vives diseñadora tipográfica, Alan Téllez artísta plástico mexicano,  y así podría continuar  la lista durante un rato lárgo, pero me gustaría más que cada uno que ha llegado hasta éste punto en la lectura hiciera su propia búsqueda para conocer lo que una persona con este síndrome puede enseñarle, los niños con síndrome de down son amorosos y claros como cualquier niño pequeños, pero igual que todos crecen y debemos de aprender a tratarlos como adultos otorgándoles derechos y responsabilidades para su desarrollo,  es ahí donde nos falta mucho camino por recorrer.
festival2
Si quieres saber algunas cosas que las personas con síndrome de down están cansados de escuchar  pero te da pena preguntar puedes ver este video . 

Te comparto cuáles son mis animales de la suerte…

Siempre me he sentido atraída por como las personas de diversas partes del mundo intentan entender a la suerte y como la simbolizan físicamente. Mi amor por lo animales me llevó a curiosear e investigar a cuáles se les atribuyen tal efecto y el por qué, sin embargo me perdí tratando de encontrar alguna explicación con la cuál identificarme.

 Así que busqué en mis ilustraciones, sabía que de alguna manera ya había dibujado algo al respecto, ahora te comparto mis animales de la suerte:

21tudirana

Para algunas culturas las ranas son vistas como símbolos de la  abundancia. No hay mayor abundancia que tener un amigo que está para ti siempre y es tu cómplice, que siempre que lo invitas salta contigo.

 21tudirana

Muchas personas creen que las tortugas están asociadas con la larga vida, prosperidad y atraen a la buena suerte.  Lleva contigo una tortuga como recordatorio de disfrutar lentamente lo que te rodea, esa prosperidad que ya tienes pero nunca volteas a ver. 

21tudirana

A los elefantes se les relaciona con la sabiduría, traen consigo buena suerte a partir de ello. Si tienes algún problema  o un asunto por resolver, primero “plancha oreja”, te aseguro que después de una buena siesta te llegará la sabiduría a salvarte.  

¿Tienes un animal de la suerte diferente a los míos? Me gustaría que me los compartieras.

Dos cosas que sólo he hecho una vez en la vida.

Hoy leí un pequeño artículo sobre los Himba, una tribu africana que tiene como costumbre contar la fecha de nacimiento del niño desde el día en que la madre decide tener el niño y no desde el día que es concebido o nace. Los Himba hacen un ritual en el que la madre se va a un árbol hasta que escucha la canción del niño, después esta canción se le enseña al que será el padre y al resto de la tribu, de modo que la canción formará parte de la vida del niño hasta su muerte.

Con el artículo recordé mi propia maternidad, por supuesto no realicé ningún ritual en un árbol ni escuché la canción de mi hijo, pero puedo decir que desde el día que decidí que sería madre hasta que pude cargarlo en mis brazos siempre habitó en mi cabeza como la canción de nacimiento de los himba,  igual que habitan mis ilustraciones antes de encontrar la salida al papel y como dice mi compadre el Negro: “si algo se te mete a la cabeza será más fácil arrancarme la cabeza que sacarte la idea de ahi”.

Podría comparar  facilmente mi proceso de gestación con el de los elefantes ya que fueron más o menos 2 años de espera hasta que el pequeño encontró el camino a nosotros, fue por eso que a mis cinco meses de embarazo decidí que el protector del cuarto de mi hijo sería Carlota, una elefanta1530538_10153973091880506_402330007_n con la trompa hacia arriba.

Los paquidermos son majestuosos y a pesar de su gran tamaño pueden ser delicados cuando lo desean.

Buscando un poco más en la simbología del animal confirmé que la elección había sido correcta ya que para otras culturas el elefante significa: larga vida, buen comienzo y sabiduría, se les conoce como el que abre los caminos y destruye los obstáculos.

Así fue como realicé el único mural que he hecho en mi vida, colocando  a Carlota,  la protectora de mi hijo en una de las esquinas de su habitación. La ilustración me recuerda la resistencia que tuvimos  para poder ser padres en un camino lleno de obstáculos y la paciencia que el pequeño reclama de nosotros día a día, porque si yo soy una amenaza cuando algo se me mete en la cabeza como dice mi compadre,  mi pequeño vástago no lo hurta, lo hereda.

Las 7 personas a quién debes de regalar: “cada quien su cola”.

cadaquiensucola.jpg

Es una ilustración que evoca una frase popular mexicana, que conlleva un mensaje social retador, liberador de estereotipos y que, a diferencia de muchos albures, es perfectamente entendible por la mayoría de personas. Sin embargo, no deja de ser divertido cuando lo usas (sin humor no es mexicano).

Aquí te dejamos 7 ejemplos de a quién regalarle una taza,  botella o termo con la ilustración:

1 A tu ex pareja.-  No hay mejor manera de terminar una relación diciéndole a la otra parte que sigan su camino y que le deseas lo mejor, en otras palabras: “cada quien su cola”.

2 A tus sobrinos mayores.- No seas la tía que da flojera, la que siempre pregunta en reuniones familiares o la cena de navidad, ¿para cuándo el novio (a)?, o la que hace una mueca reprobatoria cuando conoce la pareja del sobrino (a). Mejor sé la tía que todos quieren, la que dice: “cada quien su cola”.

IMG_5615.PNG

A tu mejor amiga.- Todas las amistades necesitan representaciones físicas del cariño que las une, qué mejor que un símbolo sin prejuicios, pero a la vez que que signifique que siempre estarás ahí, dile: “cada quien su cola”.

 

4 A tu amigo extranjero.- Es muy divertido explicarle a un extranjero una frase mexicana con doble sentido. Te lo agradecerá, te aseguro que lo presumirá y explicará a todos sus amigos. Además, siempre que la use (la taza) se acordará de ti.

5 Al vecino (a) entrometido.- Si algún vecino sabe o intenta saber tu vida, horas de llegada y salida o las personas que entran a tu casa, regálale una taza “cada quien su cola”. Si no la entiende, por lo menos ya hiciste catarsis.

6 A tu rommie.- Para vivir en paz con alguien más se deben poner las reglas claras desde el inicio, cómprale un termo “cada quien su cola” como regalo de bienvenida, no hay nada más que decir.

IMG_5616 A tu cliente/proveedor preferido.- Rompe la formalidad en el trabajo. Cuando ya tienes confianza con un cliente o con un proveedor regálale una botella “cada quien su cola”; siempre se agradece una sonrisa los lunes por la mañana. 

 

No creemos que las anteriores sean las únicas personas a quien regalar una botella, taza o termo con la ilustración; si se te ocurre alguien más o mejor aún, si ya se lo regalaste, cuéntanos tu historia, nos gustaría conocerla.

Todas las fechas llegan y todas las novias bailan.

1002632_10153223083535506_805908351_nDurante mi infancia me dediqué a imaginar mi paso por la universidad y, a decir verdad, me salió según lo planeado. A lo que nunca le dediqué un segundo de mis fantasías fue a lo que vendría después, por eso no es difícil adivinar que, lo que vino enseguida, fue trágico.

Hay quien dedica la vida a planear una boda, o los hijos que tendrá. Así es más fácil encontrar una rutina llena de escalones, que te vaya indicando el camino; pero a mí no se me ocurrió aquello, así que ahí estaba yo, a mis veintidós añitos, tan perdida como una tapa de tupperware.

 

2843_192276120505_5666983_n

Pero bien dice el dicho que, en esta vida, más vale tener amigos que tener dinero. Fue Sara quien, desde el otro lado del Atlántico, me tiró una tabla de salvación invitándome a vivir una temporada con ella a su casa, en un pueblo blanco y hermoso del mediterráneo: Altea la bella, llena de escaleras y caminitos, para ver si así encontraba el mío.

La magia de la comunicación actual. Gracias a las redes sociales es que, justo hoy,  Sara puso una foto del camino que lleva de aquella casita a la plaza; más de veinte años después pude confirmarle que aún sueño que doblo en esa esquina, para subir a la la plaza.

28701370_10156225621574525_3516865625023497695_o

invitación

Cuando regresé del Viejo Continente, el único paso que tenía claro era que había llegado el momento de salir de casa de mi madre y vivir sola. Cuando una se emancipa sin marido, nadie te felicita ni te regala nada para tu nuevo hogar; y la verdad es que yo tenía dos camas (no pregunten), un sillón, un librero, un escritorio, un par de sillas, el apoyo moral de mis padres y nada más. Me faltaban todas esas cosas que hacen la diferencia entre un cuarto de alquiler y un hogar.

Sin un novio en el horizonte, el día de la boda se veía lejos, pero el día de independizarse estaba cada vez más cerca; así que me armé de valor y, aprovechando que en la utilería de mi madre había un vestido de novia que ya había usado, me puse a dibujar y anuncié mi boda. Me dediqué un par de meses a preparar una exposición con ilustraciones de todos los objetos que me servirían para empezar mi hogar, puse una fecha y avisé a los amigos que el enlace era inminente. Como en todos los documentos importantes, las letras chiquititas de mis invitaciones develaban el secreto, pidiendo que asistieran formales y con chequera en mano. Algunos supusieron que el marido era algún español, por mi reciente viaje, y algunos, sin saber quien sería el marido, acudieron gustosos a ver qué sorpresa encontraban.

Me casé el 10 de marzo del 2004, como me enseñaron mis padres: como me dio la gana y sin importar el qué dirán,  acompañada de grandes amigos, familiares y alguno que otro colado. Mi padre me llevó al altar, en donde me acompañó junto a mi madre hasta la firma. Y  fue así como todos los asistentes fueron testigos del compromiso que hice conmigo misma, porque mi primera boda fue en solitario pero con mucho público; así me comprometí a cuidarme y respetarme hasta el último de mis días y se los digo sinceramente: nadie debería casarse sin antes haberse comprometido consigo mismo, así lo hice yo y, aunque hoy en día algunos digan que he cometido bigamia, les aseguro que no hay mejor manera de llegar al altar. Además, seamos sinceros, ¿quién desprecia las cumbias de las bodas en una noche entre el invierno y la primavera?